El retorno de la madera en la construcción

La madera regresa más fuerte que nunca a la arquitectura. ¿Sabes por qué?

Hay muchas y poderosas razones. ¡Te las contamos!

Siempre hemos conocido las numerosas cualidades positivas que tiene la madera, sin embargo no son tan lejanos esos tiempos en que muchos consideraban la madera un material de construcción anticuado y desplazado por otros más modernos, como el hormigón y el acero.


¿Cuáles son las razones para que la madera haya pasado de ser un material “anticuado” a ser el futuro de la construcción?


  • ABSORBE EL CO2 DE LA ATMÓSTERA

La madera es el único material de construcción cuyo uso ayuda a reducir el CO2 de la atmósfera, contribuyendo de esta manera a mitigar el cambio climático. Esto la convierte en la alternativa constructiva con la más baja huella de carbono.

Necesitamos conservar los bosques, por nuestra salud y la del planeta, y para eso es fundamental aprovecharlos y cuidarlos a partes iguales.

¿Sabías que…?

Los árboles son las plantas que más CO2 absorben.

Un árbol de 20 años puede llegar a absorber cada año, el CO2 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 km.

Por medio de la fotosíntesis, los árboles absorben a lo largo de su vida grandes cantidades de dióxido de carbono. Lo utilizan en forma de carbohidratos en sus procesos metabólicos para ir creciendo.

Los árboles en etapa de crecimiento tienen mayor capacidad para capturar carbono que los ejemplares maduros. Por ello, talando los árboles en el punto correcto de su ciclo de vida y convirtiéndolos en madera, evitaremos grandes cantidades de CO2, no únicamente el que han absorbido, y que retendrán durante años los árboles talados, sino también el que absorberán los nuevos árboles plantados.


  • SU PRODUCCIÓN ES MÁS LIMPIA Y EFICIENTE QUE LA DE OTROS MATERIALES

¿Sabías qué…?

Cada tonelada de cemento en su fabricación, emite 1 tonelada de CO2 a la atmósfera.

La producción de cemento, vidrio y acero, por ejemplo, requiere de altísimas temperaturas que se alcanzan utilizando grandes cantidades de energía proveniente de combustibles fósiles. De hecho, la energía utilizada para producir una tonelada de cada uno de estos materiales, puede multiplicar cinco, catorce y veinticuatro veces, respectivamente, la necesaria para producir una tonelada de madera.

CONCLUSIONES:

Todo son ventajas al utilizar madera como materia prima en la construcción ya que es una forma natural y muy eficaz de evitar emisiones de CO2.

 

Por un lado, se evita todo el que absorben y retienen los árboles a lo largo de su vida y una vez talados, y por otro lado, también estaríamos evitando grandes cantidades de CO2 que otros materiales necesitan para su fabricación. 

Además, la optimización de los procesos en la industria forestal ha logrado reducir sustancialmente los residuos sólidos de su producción. Hoy prácticamente toda la materia prima se aprovecha en productos útiles, entre los que se cuenta una amplia variedad de paneles reconstituidos, fibras y combustibles derivados de la madera.